Depredadores vegetarianos

8 de mayo de 2017
Queridos amigos:
¿Cómo estáis? ¿Cómo están vuestras plantas? Yo os tengo que confesar que las de nuestro jardín no están muy bien: tenemos una plaga de caracoles y babosas, y os aseguro que son terribles. ¡El hambre que tienen! En apenas unos días se han zampado literalmente varias plantas, dejando apenas el tronquito que sale de la tierra como testimonio de que ahí hubo un ser vivo del Reino vegetal. Eso sí, tienen sus gustos. Con unas acaban y otras ni las tocan. ¡Gracias a Dios que algo respetan!
Quería explicaros los trucos, aparte del veneno químico al que hemos tenido que recurrir. Pero hemos podido comprobar que les encanta la cerveza. Poniendo algunos recipientes con cerveza a ras de suelo cubiertas con una teja o alguna tapa que ralentice la evaporación, acuden a beber y se ahogan. Las trampas aparecen llenas de caracoles y babosas.
También da muy buen resultado colocar un cordón de ceniza alrededor de la planta o las plantas que queremos proteger. Al llegar, no pueden reptar sobre la ceniza y desisten de su empeño.
Esperamos que no tengáis “inquilinos” tan destructivos como nosotros, pero que la solución vaya por delante.
Saludos para todos y que la Madre de Dios os envuelva bajo su manto.